Variedades para cocinar calamares

A menudo nos confundimos entre calamares, calamares y sepias, llamándolos por sus nombres. Aclaremos esto. Todos ellos consisten en un saco y tentáculos, pero mientras que las sepias tienen un cuerpo más grande, los calamares y calamares tienen un cuerpo más cónico. En el saco hay una aleta en las tres variedades, pero mientras que las aletas del calamar se parecen a un rombo, el calamar tiene dos aletas triangulares.

También es característico de la sepia el hueso: una parte semirrígida que permite al molusco flotar. En los calamares y calamares, por otro lado, esta llamada concha es extremadamente delgada y casi transparente.

Entre los calamares encontramos también los calamares, que no son más que calamares pescados cuando aún son muy pequeños. Se cocinan enteras para preparaciones como pescado frito o sabrosas sopas. También hay calamares gigantes que, cuando no son demasiado grandes, son perfectos para ser rellenados y cocinados en el horno o en una sartén. Dependiendo del peso, con un solo calamar gigante es posible preparar un segundo plato para varias personas.

Cómo elegir los calamares

Cuando se compran calamares en la pescadería, siempre es preferible elegir calamares pequeños porque el tiempo de cocción se reduce significativamente y la carne de los mariscos será muy tierna. No escoja calamares de color amarillento y los que no huelen a algas y sal.

Cómo se limpia los calamares

Si no quieres que lo haga tu pescadero de confianza, lavar y limpiar los calamares en casa seguirá siendo rápido y fácil.

Enjuague los calamares y séquelos con papel absorbente: retire el cartílago del cuerpo del marisco, tirando suavemente. Quitar la cabeza del calamar separando los tentáculos del cuerpo. Quita el pico que está en el centro de los tentáculos, aplastándolos con los dedos. Finalmente, peleen suavemente el cuerpo empezando por el extremo más ancho. Sus calamares están listos para ser cocinados.

Cómo cocinar los tentáculos de los calamares

Los tentáculos del calamar son perfectos para preparar salsas para aderezar platos de pasta como los espaguetis, o para dar sabor a un sabroso, refinado risotto o el sabroso chipirones afogaos.

Necesitará: 400 g de tentáculos; 250 g de arroz; 1 vaso de vino blanco; 1 chalota; 1 cebolla; 2 dientes de ajo; 20 g de mantequilla; 2 hojas de laurel; 1 ramita de tomillo; 2 clavos; aceite de oliva virgen extra; perejil; sal y pimienta.

Poner los tentáculos en una cacerola llena de agua fría y ½ vaso de vino y cocinarlos, cubriéndolos con una tapa; añadir la cebolla apuntalada con clavos, la ramita de tomillo, la hoja de laurel y 1 cucharadita de granos de pimienta. Después de unos 30 minutos de cocción a fuego medio, cuando los tentáculos estén tiernos, escúrralos y déjelos a un lado.

En una cacerola, tostar el arroz con mantequilla y chalota cortada en rodajas finas; añadir el ajo entero que retiraréis más tarde y dejar que se desvanezca con el vino restante. Añade el líquido de cocción de los tentáculos y cocina el arroz; unos minutos antes de terminar la cocción, añade los tentáculos. Apaga el fuego, cubre el risotto con la tapa y déjalo revolver durante 2 minutos sin revolver.