Los 4 errores a evitar en las redes sociales como pequeña empresa

Muchas pymes han decidido expandirse en las redes sociales. Solo puedo dar la bienvenida a esta iniciativa porque estoy convencido de los beneficios positivos de las redes sociales para las empresas (esta es la razón de ser de este blog).

Sin embargo, tener buena voluntad no siempre es suficiente para que las pymes eviten las «trampas» de las redes sociales y esto puede tener consecuencias negativas para el negocio.

Estos son los 4 errores más comunes:

1. Crece en las redes sociales «porque todos están ahí»

Sobre el papel, las promesas de las redes sociales son atractivas. Casos de éxito como Coca Cola, Starbucks o IBM destacan el interés por las empresas y estudios como el realizado por Capgemini demuestran la validez económica de integrar tecnologías digitales en su modelo de negocio. Cada vez son más las empresas que deciden ponerse en marcha para seguir la tendencia y no ser superadas por la competencia en este campo.

Aunque el enfoque es loable, las razones dadas lo son menos. Para tener éxito en las redes sociales, es esencial tener un pensamiento real por adelantado y desarrollar una estrategia. El hecho de que cada vez más empresas estén presentes en estas tecnologías no es condición suficiente para llegar allí, incluso sin el desarrollo de un plan de acción.

2. No publique contenido con regularidad

Crear una cuenta de Twitter o una página de Facebook (consulte Crear la página de Facebook de su PYME en 5 pasos) lleva unos veinte minutos y, a veces, da la ilusión de que la comunicación en las redes sociales lleva poco tiempo y tiempo. energía. Lamentablemente, la realidad es menos obvia porque el verdadero desafío es ofrecer regularmente contenido en su página e interesar a sus usuarios. Se abandonan demasiadas páginas de Facebook de PYME debido a la falta de recursos asignados para la creación de contenido.

Las consecuencias para la imagen de la empresa son muy negativas porque indica una falta de dinamismo de la empresa. Es mejor no tener un perfil en las redes sociales en lugar de perfiles sin actualizaciones periódicas.

3. No responda a sus usuarios

Desde los inicios de la comunicación corporativa, el mensaje fue controlado únicamente por la firma. La promoción de productos se realizó de forma unidireccional, ya que los consumidores no podían «responder» a este mensaje directamente. Con la llegada de las redes sociales, este monólogo se ha convertido en un diálogo con los usuarios que ahora tienen la oportunidad de reaccionar en vivo y dar su opinión.

Por tanto, es habitual que los usuarios den su opinión o hagan preguntas a las empresas en las redes sociales. Actualmente, el 21% de las solicitudes realizadas en las redes sociales por los clientes quedan sin respuesta, lo que genera una imagen negativa de la empresa.

4. No defina objetivos y público objetivo

Crecer en las redes sociales requiere tiempo y recursos. Sería una pena desperdiciar estos recursos al no establecer las prioridades de su estrategia. Al desarrollar una estrategia de redes sociales, debe definir objetivos claros para medir el éxito de sus acciones en las redes sociales.

También es importante identificar una audiencia objetivo. ¿Son estas redes sociales útiles para establecer relaciones con los clientes actuales o para atraer a nuevos? ¿Deben participar los empleados?

Quizás te interese…

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar