Growth Hacking: ¡Por qué odio el término (o el arte de reinventar la rueda)!

Growth Hacking es la palabra de moda en este momento en el pequeño mundo del marketing digital. ¿Recuerda el artículo que explica la exageración (a veces ridícula) de los términos de marketing electrónico? ¡El Growth Hacking está en fase ascendente ahora mismo!

No podemos contar el número de expertos autoproclamados en esta «nueva» disciplina de marketing, ¡y es necesario actualizar un poco!

Volver a lo básico: definición de Growth Hacking

Cuando busqué la definición exacta del término, fue difícil encontrar una exacta y satisfactoria (¡que ya me molesta!). Pero el principio básico se puede definir de la siguiente manera:
Utilice todas las técnicas posibles (principalmente digitales) para lograr crecimiento y aumentar las conversiones
El origen del término se originó en 2010 cuando Sam Ellis, un consultor estrella en Silicon Valley conocido por sus habilidades para generar ganancias, quiso describir un título de trabajo para su tipo de trabajo. Y de ahí surgió la idea de Growth Hacking para describir mejor las actividades buscadas.
Para aquellos que deseen comprender mejor los entresijos del Growth Hacking, les recomiendo el excelente artículo de Quick Sprout sobre el tema.
Las acciones concretas son numerosas y sobre todo deben coordinarse entre sí. El blog de Toile de Fond menciona 4 fases:
  • Adquisición: con SEO, SEM, banners, etc.
  • Activación: objetivo concreto de participación del usuario (por ejemplo, suscripción a un boletín)
  • Fidelización: hacer que el visitante regrese con frecuencia al sitio mediante correo electrónico o redes sociales.
  • Referencia: hace que el usuario quiera hablar de nosotros.
  • Ingresos: ventas y clientes potenciales obtenidos por el sitio.

Por qué no hay nada nuevo bajo el sol

¿Está familiarizado con estas acciones mencionadas anteriormente? ¡Nada más normal! ¡Ya existían antes de la llegada de Growth Hacking! Lo llamamos (y todavía lo llamamos) Inbound Marketing, incluso estrategias de e-marketing. Para mí, la idea de impulsar el crecimiento siempre ha sido parte de las estrategias de marketing digital y tener una «idea revolucionaria» es un poco pretencioso.
El elemento positivo que veo en toda esta atención prestada al Growth Hacking es que muestra que el marketing digital es un dispositivo general en el que hay que pensar en su totalidad y que no debemos detenernos en unas pocas acciones aisladas.

Conclusión

Básicamente, no tengo nada en contra del Growth Hacking que efectivamente permita obtener buenos resultados y tenga el mérito de formalizar lo que ya se estaba haciendo antes. Es simplemente el hecho de presentar esto como nuevas técnicas lo que me molesta profundamente (creo que lo entenderás ^^).

Quizás te interese…

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar