Cómo empezar tu propio negocio de desguace

La cantidad de chatarra de las empresas, plantas y hogares aumenta cada año. Los metales innecesarios ocupan espacio en almacenes, sótanos y patios, dificultando el trabajo y destruyendo su imagen. Aunque tratar con metales no ferrosos es muy rentable, todavía pocas personas consideran comenzar su propio negocio de chatarra. Y esto no es tan difícil como podría parecer. A continuación encontrará algunos consejos prácticos sobre cómo convertirse en un comerciante de chatarra:

Lugar del servicio

El primer paso es elegir un lugar adecuado para su negocio. Para ello, debes conocer el plan de desarrollo local. Sólo obtendrá una licencia de chatarra si el plan prevé el desarrollo industrial o de servicios en la zona en cuestión. Después de obtener una licencia, puede registrar la empresa.

Recuerde que el lugar de la empresa debe ser lo suficientemente grande como para garantizar a los empleados y clientes un fácil acceso a los materiales almacenados. Esto es particularmente importante para los comerciantes de chatarra al por mayor. El lugar de negocios a menudo tiene que acomodar varios vehículos grandes a la vez.

Para convertirse en chatarrero, se necesita una licencia especial de coleccionista de móviles. Las licencias deben colocarse en todos los lugares especificados en el permiso y en todos los vehículos utilizados para las operaciones comerciales.

Licencia del servicio

Para convertirse en chatarrero, se necesita una licencia especial de coleccionista de móviles. Las licencias deben colocarse en todos los lugares especificados en el permiso y en todos los vehículos utilizados para las operaciones comerciales.

Para obtenerla, hay que pagar la tasa de la licencia y proporcionar al consejo cierta información necesaria, incluidos los datos personales, el nombre comercial propuesto, la dirección del sitio que se propone llevar a cabo su negocio, el permiso ambiental, los detalles de la cuenta bancaria que se utilizará para pagar la chatarra, los detalles de toda condena por un delito pertinente o toda medida de aplicación de la ley pertinente, la dirección de cada sitio que se identificará en la licencia y los datos personales del administrador del sitio nombrado en la licencia. La licencia debe renovarse cada tres años.

Recolección de materiales

Cuando hayas encontrado un lugar perfecto y obtenido la licencia necesaria, es hora de conseguir los primeros materiales para la venta. La chatarra se puede obtener de varias maneras, sin embargo, vale la pena conocer el mercado local en detalle. Sobre todo, averigüe qué materiales son más valiosos y cuáles no vale la pena molestarse. ¡Recuerde que está prohibido comprar chatarra por dinero!

Como comerciante de chatarra, también puedes comprar otros materiales, como electrodomésticos usados, que pueden ser fuentes de piezas de repuesto. Vale la pena clasificar los productos que compras según el tipo, la aplicación o los materiales utilizados. Gracias a esto podrás subastar pilas enteras, y los clientes encontrarán rápidamente lo que están buscando.

Seguridad

No olvide que el lugar de su negocio debe ser seguro para sus empleados y clientes. Los materiales no pueden ser apilados muy alto y deben ser asegurados adecuadamente. Ningún borde afilado debe sobresalir, ya que supondría una amenaza para los transeúntes. Cualquier trabajo relacionado con los metales debe realizarse con guantes especiales, utilizando equipo de protección. Por su propia seguridad, asegúrese también de tener una póliza de seguro adecuada. Los chatarreros son objetivos frecuentes de los ladrones, por lo que es necesario asegurar completamente toda el área. Lo que mejor funciona son las vallas altas y los sistemas electrónicos de seguridad.

Los precios correctamente elegidos le permitirán obtener beneficios satisfactorios, y al mismo tiempo proporcionar a sus clientes servicios profesionales. Actúe profesionalmente y piense fuera de la caja para maximizar el número de flujos de beneficios.

Si desea conocer más puede visitar: https://www.desguaces.eu/

Deja un comentario